De vuelta al 2d

Los que me conocéis sabéis que soy fan reconocido del diseño de logos (o logotipos), uno de los retos más difíciles a los que deben enfrentarse aquellos que se dediquen al diseño gráfico. La imagen de una empresa. La firma “visual” de un producto, de una persona o de una marca. Una imagen pequeña, con o sin texto, pero que debe entrar directamente por los ojos y lo más importante: debe ser reconocida y recordada.

Al igual que todo en el mundo del diseño gráfico la base de cualquier logo tiene varias reglas no escritas que cualquier diseñador debe conocer. Sencillo, limpio, representativo, original, estético, apropiado, distintivo… a poco que utilicemos el sentido común se nos pueden ocurrir cientos de características o condiciones que se deben cumplir en cualquier logotipo que se precie. Éstas son simplemente algunas de las más importantes.

Evidentemente esto en cualquier facultad de diseño os lo explicarían más en profundidad y con más tiempo pero me gustaría en la entrada de hoy hacer un pequeño análisis de una de tantas reglas “no escritas” en el diseño de logos que se impone muchas veces. Estoy hablando de la tendencia o más conocida como MODA.

Los logos a lo largo de los años siguen una tendencia o una similitud muy característica en cuanto a serigrafía, diseño, colorido o “juego de palabras e imágenes” a la hora de confeccionar el resultado final del mismo. Y como todo en esta vida las tendencias o las modas vienen y van y generalmente no se pueden controlar. Las empresas, por tanto, se ven obligadas a rediseñar sus logos cuando estas tendencias cambian o se lo imponen. Como se dice habitualmente: “renovarse o morir”. A veces, incluso, se ven obligadas a dar marcha atrás. Hoy veremos algunos de los ejemplos más claros… pero antes un poco de historia. Seré breve, tranquilo.

80

Los años ’80

Cada logo es un mundo y una historia diferente. Es difícil englobarlas a todas pero sin duda existe una época que resultó ser un punto de inflexión en el diseño de logotipos. En la decada de los ochenta fueron muchas las empresas que optaron por crear una imagen que se compusiera de las siguientes características: pocos colores (o bien ninguno o como máximo tres o cuatro), en dos dimensiones y totalmente plano (muy sencillo y sin mucho detalle). Tanto en el isotipo o icono (imagen) como en el logotipo (texto).

Por aquel entonces eran ya muchas las empresas “consolidadas” que disponían de un logotipo altamente reconocido. Tomar una decisión como cambiar tu imagen representativa cuando esta ya es conocida es algo muy arriesgado. A continuación veréis algunos ejemplos de diseño de logotipos que cumplen las tres características mencionadas antes. Muchos de los ejemplos, como podréis ver, venían de diseños anteriores muy elaborados y tridimensionales (3D) pero se vieron obligados a simplificar su diseño. Quedaros con esa palabra: SIMPLICIDAD.

Logotipos

Los años ’90

En pleno auge de los computadores, la televisión y la publicidad las posibilidades y las herramientas de diseño fueron creciendo y por ende los diseños empezaron a sufrir cambios. Muchos cambios. Principalmente uno por encima de todo: imágenes tridimensionales (3D).

El relieve y las sombras jugaron un papel muy importante en el diseño de logotipos a partir de los años noventa. Algo que no es nuevo porque como habréis comprobado en el ejemplo anterior muchas empresas ya optaron inicialmente por el diseño de un logotipo muy elaborado. Lo interesante es ver que muchas de las empresas que optaron por dar un cambio de imagen a su logotipo tuvieron que volver a hacerlo por la dichosa “moda”. Aquí tenéis algunos de los ejemplos de las empresas más famosas del mundo.

Logotipos

… y vuelta a empezar

En pleno 2013 y desde hace ya unos años nos encontramos en el mismo punto de partida que en la temporada de los ’80. Con el ‘boom’ de los dispositivos móviles, la consolidación de las tablets y los smartphones, el crecimiento del TDT con miles de canales de televisión, con más aplicaciones (software) cada día que pasa, la importancia de internet y las webs… nos encontramos con gran diversidad de logotipos y diseños pero que curiosamente, la gran mayoría, tiende de nuevo a imágenes SIMPLES, poco elaboradas y en 2D (¡Anda!, ¿un dejavu?).

Aquí vemos más ejemplos de logotipos que han sido rediseñados. Muchos son rediseños de los ejemplos que os he puesto antes.

Logotipos

Permitidme en este punto del artículo incluir un pequeño párrafo de opinión. Hay algo que no he mencionado durante el transcurso de mi análisis y es de recibo tenerlo muy presente. Las modas no siempre lo determina el gusto del consumidor y muchas veces es justamente el consumidor es el que se ve influido por una moda previamente instaurada. Muchas veces estas viene influidas por una empresa consolidada o un modelo/marca muy conocido que explota ese producto o, en nuestro caso, un tipo de diseño. Como se suele decir: “mirando se aprende” y muchas empresas toman como referencia a otras más importantes para captar ideas o seguir su misma línea.

En el caso del diseño de logotipos e iconos, y más en los tiempos que corren (con la tecnología creciendo exponencialmente), existe una empresa que destaca por encima del resto y que son auténticos “maestros” a la hora de sobrellevar o imponer las modas de las que antes hacía mención. ¿Os imagináis de quién hablo?.

Apple: back to the futurePues sí, Apple. Una empresa que curiosamente NO ha sufrido demasiados cambios en su logotipo y que nadie podrá dudar que es de las que más apuesta por el acabado de sus productos y su imagen, siempre con ese toque distintivo que los hacen especiales o únicos. Apple, recuerdo, no solamente produce iPhones, iPads, iMacs o MacBooks… también produce software (aplicaciones) y sin duda son popularmente conocidos por la sencillez de todo lo que tocan. Si a eso le sumamos que son unos monstruos del marketing y de la publicidad es normal que muchos estén pendientes de los movimientos y las conferencias de la manzanita cada vez que se lanza un nuevo producto o un nuevo sistema operativo.

El ejemplo más característico: Mavericks

Muchos seguramente recordaréis los diseños de los iconos rectangulares de iOS para sus iPhone o los iconos circulares de su AppStore o iTunes. Todos ellos con un diseño característico que muchos tomaron como referencia para otras muchas aplicaciones y diseños. Pues bien, se da la circustancia que Apple va a apostar (o está a postando) 100% por la sencillez y la simplicidad en el completo rediseño de su nuevo sistema operativo que verá la luz el próximo mes de Septiembre: Mavericks. Algo que no es muy habitual. Ya vimos las primeras pinceladas de lo que nos puede deparar esta nueva interfaz, no hace mucho, en la presentación del iOS 7 donde algunos de los iconos e imágenes característicos del sistema operativo de Apple han sufrido un cambio drástico.

iOS 7

Como véis más de lo mismo y que ya habíamos visto antes en otros ejemplos: sencillez, pocos colores (en este caso un degradado de sólo 2 colores), 2D, plano… algo que Apple conocía perfectamente pero que ahora apuesta muy seriamente por implantar y consolidar “su” nuevo diseño mejorado en el mercado . ¿Será definitivo? ¿Una nueva moda? Lo veremos. Lo que si está claro es que no será la última.

Para acabar, aclarar que en las primeras imágenes que os he dejado para cada ejemplo no he puesto a quién pertenece cada logotipo y no debería hacer falta, pues ese fue/es precisamente su objetivo y son ejemplos muy conocidos. ¿O hay alguno que no conozcas? Si no lo sabes déjanos un comentario.